Los Montes Vecinales de Galicia

Para aprender sobre la industria forestal en Galicia es importante saber quienes son los propietarios de la tierra. En esta entrada del blog voy a presentar una forma de propiedad comunal que se encuentra a lo largo de todo el territorio gallego. Se llama ‘Los Montes Vecinales en Mano Común’, esta forma de organizar las tierras de manera compartida, se encuentra en Galicia desde hace cientos de años. Esta entrada explica lo que son, de dónde vienen y cómo están influenciando el paisaje rural en Galicia. Nos centraremos en la idea de la gobernanza común, los principios sobre los que se construye y sus consecuencias medioambientales.

Fig. 1 Comunidad del Monte, Aldea de Arcos, Vista desde Monte Pindo. (Galicia, 2020)

Qué es y de dónde viene

Los Montes Vecinales en Mano Común son tierras que pertenecen a las comunidades locales, son estas mismas comunidades las que se encargan de la gestión de dichos montes. Este sistema llegó a Galicia con las invasiones de pueblos germánicos tras la caída del Imperio Romano, como los Suevos, ya que es un modelo de propiedad originario de las tribus germánicas, y estuvo en su momento más álgido a comienzos del siglo XIX. En ese momento, entre dos tercios y tres cuartas partes del territorio gallego seguían este sistema de propiedad y gestión de origen alemán. Tradicionalmente el territorio se dividía por parroquias, y el derecho a formar parte de un Monte Vecinal se les otorgaba a los hogares y no a individuos en particular. Estos hogares se conocen como “casas con fume”. Ser propietario de una de estas casas, le da a los miembros de la comunidad el derecho de voz y voto en decisiones relacionadas con el monte y su gestión, ya sea para cultivar la tierra, plantar bosques u otros usos. Los propietarios de los Montes Vecinales también reciben las ganancias que genera la utilización del monte. Sin embargo, como mínimo el 40% de los beneficios se deben de invertir de nuevo en el Monte Vecinal. Estas características son las bases del sistema comunal y comienzan a explicar los principios sobre los que se rigen.

Principios de los Montes Vecinales en Mano Común

Son los estrictos principios establecidos los que han asegurado la continuidad de esta distribución de generación en generación. Uno de los principios más importantes es que se prohíbe la división del territorio en parcelas más pequeñas, lo mismo pasa con su forma de gobernanza, que siempre debe ser de manera grupal. Por ejemplo, una persona que forme parte de la comunidad, no podría reclamar ni tener acceso exclusivo a una parte del monte. Ademas, el monte no puede ser vendido, transferido o tasado por terceros. Es por ese motivo que los miembros de la comunidad no pueden transferir los derechos de propiedad directamente por herencia. Sin embargo, estos derechos si se transfieren a través de las “casas con fume”. Estos principios garantizan que el monte y su gestión continúen perteneciendo a las comunidades locales y que se conserven durante generaciones.

Fig. 2 Comunidad del Monte. La aldea de Roibeira, cerca de Betanzos. (Galicia, 2020)

Transformando los bosques

No obstante, a lo largo de la historia de los Montes Vecinales, estos han estado en constante lucha contra las amenazas de compra obligatoria y adquisición de tierras. A día de hoy hay aproximadamente 2,994 montes comunales usando estos principios de gestión, esto implica una cuarta parte del territorio gallego. En los últimos años, los montes comunales han ganado popularidad y notoriedad debido sobre todo a las nuevas tendencias de protección del medio natural y del medio ambiente, ya se comienzan a ver programas sociales y políticos que los incluyen. El efecto que esto tiene en los bosques es visible y esta idea de conservación fomenta en las comunidades de vecinos, la búsqueda de nuevos usos de los montes vecinales. Algunas de estas comunidades han cambiado su figura legal para convertirse en asociaciones sin ánimo de lucro. Otras, han optado por repoblar los montes con especies autóctonas. Están trabajando para restaurar los ecosistemas locales, ya que es precisamente esta naturaleza del colectivo, la que les da el poder para hacerlo de esta forma.

Inspiración

Esta introducción de Los Montes Vecinales en Mano Común fue inspirada por una visita a un Monte Vecinal cerca de Pontedeume, a la cual fuí invitado por Alejandro Álvarez Hurtado. Alejandro está trabajando con algunas comunidades que tienen Monte Vecinales, así como con clientes privados, para crear proyectos de bosque responsables, tanto social como medioambientalmente. Ofrece este servicio a través de su proyecto Galnus, que se especializa en recuperar montes y en proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), creando nuevas oportunidades para bosques de especies autóctonas. Me gustaría seguir conociendo proyectos de Galnus en los próximos meses y confío en que nuevas mancomunidades comiencen a usar sus montes de manera más sostenible y ecológica.

Fig. 3 Bosque de especies autóctonas, Area Natural Chelo. (Galicia, 2020)

Referencias

Cedron, Maria. “De Las «Casas Con Fume» a Las Varas, Así Se Reparten Los Beneficios Del Monte De Uso Común.” La Voz de Galicia, 2019.

López, Xesús, Begoña Rodríguez, xoaquín fernández leiceaga, Lourenzo Prieto, Manuel Rodríguez, Edelmiro Lopez Iglesias, David Soto Fernández, and Pablo Outeiriño. Propiedad Comunal Y Desarrollo Rural: Los Montes De Vecinos En Galicia. 2001. doi:10.13140/2.1.2935.8082.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *